Los PGE de la desigualdad y el despilfarro

33Cuando todas las críticas a los PGE se centran en la falta de credibilidad del cuadro macroeconómico en el que se sustentan estamos ante una grave crisis, no económica, sino de credibilidad en el Gobierno…

Un Gobierno que promete una recuperación que se desmorona al analizar tres factores: el aumento del consumo privado (que es muy dudable debido a que la renta disponible de las familias no aumenta), el aumento de la inversión (que es rotundamente falso según datos del Banco de España que indican que la inversión extranjera directa no aumenta) y un favorable comportamiento del sector exterior (a simple vista falso pues la economía europea está estancada o en recesión, con el peligro que ello conlleva para nuestras exportaciones).

Un Gobierno que asegura presentar unos PGE de la “recuperación y la cohesión social” cuando aumentan un 0,25% las pensiones (lo que conlleva una pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas), cuando congelan de nuevo el sueldo de los empleados públicos (que llevan acumulada una pérdida del 30% de su poder adquisitivo desde el comienzo de la crisis) y cuando reducen el gasto por parado (lo que supone que 3 millones de parados no tengan cobertura)

Un Gobierno que inicia una estrategia de marketing preelectoral al aumentar mínimamente partidas presupuestarias como la de I+D+i, la de educación o la de cultura. Aumentos que se deben comparar con los recortes que han sufrido estas partidas presupuestarias en presupuestos anteriores. Aumentos que deben compararse con los 107 millones de € del rescate de las Cajas de Ahorros o los 113 millones de € del rescate a las CC.AA.

En definitiva los PGE se convertirán en los presupuestos del aumento de la desigualdad y del despilfarro. Además de aspirar a ser instrumento de engaño de los votantes ante las elecciones municipales y autonómicas.

El problema no es la austeridad, sino donde la aplica el Gobierno; que en vez de recortar en gastos superfluos (por ejemplo: el Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid) recorta en políticas sociales que traen consigo mayor desigualdad. El problema es el Gobierno que en vez de luchar contra el fraude fiscal o la corrupción mira hacia otro lado esperando que los ciudadanos no se den cuenta.

Necesitamos un Gobierno que apueste por una salida de la crisis que no deje atrás a los más desfavorecidos, que no nos mienta ni intente ocultar nada, que sea transparente… Un Gobierno que se eche a sus espaldas al país y no al revés.

 

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s